La famosa tesis

Navegaba ayer por Facebook cuando encontré algo que me llamó la atención, y, ¿hay algo que puede llamar más la atención que un espantapájaros en medio de un muro cibernético? Quién sabe. Por lo menos a mí, aparte de la sorpresa, me causó además molestia, y me atrevería a decir que un irónico afecto. Afecto, por venir la falacia de alguien a quien tengo un cierto aprecio.

Era una publicación en un grupo de Heidegger (Martin Heidegger Facebook Society), en la que un usuario compartía un enlace que llevaba a una serie de entrevistas dadas por el pensador alemán en los años 60. Dicho usuario puso un comentario, acompañando al enlace, que se supone es dicho por Heidegger en alguna de las entrevistas. Es el siguiente:

“The question of the demand for a world change leads back to a famous sentence by Karl Marx in the Theses on Feuerbach and I will, to be correct, read from the original:

“The philosophers have only interpreted the world, in various ways; the point is to change it.”

If we cite this sentence and if we follow this sentence we disregard that a change of the world presupposes a change of the conception of the world, and that a conception of the world will be only obtained by a sufficient interpretation. That means Marx relies on a certain interpretation of the world to demand his change of the world. And therefore this sentence proves to be a non-founded sentence. It provokes the impression that is decisively spoken against philosophy while in the second part of the sentence unexpressed―the demand for a philosophy is presupposed.”

La famosa cita, esa conocidísima tesis que tantas críticas falaces (a propósito, cómo no) ha recibido. “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modo el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”, dice Marx en esa Tesis 11, en el apéndice al Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana. Heidegger nos dice ahí que “[…] un cambio del mundo presupone un cambio en la concepción del mundo, y que una cosmovisión (concepción del mundo) sólo podrá ser obtenida mediante una interpretación suficiente”. En efecto. Sigue Heidegger: “Eso significa que Marx depende de una determinada interpretación del mundo para reclamar su cambio en el mundo. A raíz de éso la frase resulta ser una sin sentido. Da la impresión de que (la frase) habla decisivamente contra la filosofía, cuando en la segunda parte de la frase se expresa de manera implícita la necesidad de una filosofía”.

Esta problemática ha sido tratada en abundancia desde el marxismo, y no considero que sea preciso ahondar mucho (además, me requieren tareas de las que no puedo evadirme). La pregunta es sencilla pues: ¿es el marxismo una cosmovisión (sic) que rechaza la teoría y que se centra sólo en la praxis? Y la respuesta no puede ser más corta: no. Para empezar, y dos años antes de esa Tesis 11 (en 1843), el propio Marx dijo en la “Crítica de la filosofía del derecho de Hegel”: “Así como la filosofía encuentra en el proletariado sus armas materiales, el proletariado encuentra en la filosofía sus armas espirituales”. Esto es, la filosofía se realiza con el proletariado (y viceversa); o lo que es lo mismo, que para poder llevar a cabo la revolución no sólo se requiere de un sujeto político que lleve a cabo una praxis determinada, sino de un sujeto político que se piense a sí mismo y piense el mundo que debe cambiar.

De manera concreta en la cita no se renuncia en ningún momento a la interpretación del mundo, sino que se critica, precisamente, el que los filósofos no tradujeran sus concepciones y teorías en prácticas políticas que llevaran a cabo las propuestas y postulados de aquéllos. Así Lenin dijo: “Sin teoría revolucionaria no puede haber tampoco movimiento revolucionario”. La teoría sin práctica es pura charlatanería, y la práctica sin teoría conduce al abismo, al fracaso. Ambas se requieren la una a la otra.

Es más, en la tesis de Marx ni siquiera se menciona a la totalidad de la filosofía, sino a los filósofos como individuos que conciben teorías con respecto al mundo (que hay, según Marx, que transformar), pero no (como ya he dicho) a la teorización en sí o a las cosmovisiones como tal; Heidegger cae, pues, en una falacia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s